Blog

ICL en Valencia

01 de febrero de 2021



Las gafas nos ayudan a ver mejor, pero pueden llegar a ser una verdadero estorbo, más ahora que con la mascarilla se empañan nada más ponérselas.

Además, reducen el campo de visión, se mojan en los días de lluvia y existe el riesgo de perderlas. Eso por no hablar de la incomodidad que supone llevarlas al hacer deporte.

Afortunadamente, hoy en día existen múltiples técnicas refractivas para olvidarse de las gafas. En cada caso se debe emplear la más adecuada para la situación del paciente.

Entre ellas destaca ICL, pues se trata de un proceso versátil, con el que se pueden corregir desde bajas graduaciones hasta alga miopía, pasando por astigmatismo e hipermetropía. Además, el proceso es reversible.

Ello la convierte en la opción idónea para la mayoría de pacientes que quieren dar un cambio a su vida y disfrutarla sin la atadura de las gafas.

 

Pide información sin compromiso







    Al enviar tu mensaje recibiremos un correo electrónico con la información introducida. Únicamente la usaremos para ponernos en contacto contigo con el fin indicado. Tus datos no serán incluidos en ninguna base de datos sin tu consentimiento. Para saber más pincha aquí.

    ¿Qué es ICL?

    Las lentes ICL (Implantable Collamer Lens) son lentes intraoculares que se colocan entre el iris y el cristalino. Permiten corregir defectos refractivos.

    ¿Quién es apto para ICL?

    ICL es una técnica para la que son aptos la mayoría de los pacientes. En particular, aquellos con las siguientes características:

    • Miopía de -0,5 a -20 dioptrías.
    • Hipermetropía de +0,5 a +10 dioptrías.
    • Astigmatismo hasta +6 dioptrías.
    • Apta para pacientes con córnea fina.

    Antes de proceder a la implantación de las lentes el Doctor debe valorar al paciente para confirmar que es la opción más favorable para su situación. En caso contrario, le expondrá otras propuestas que pudieran existir.

     

    ¿Cuánto dura la intervención?

    La duración de la intervención es de unos 15 minutos, aunque son precisas revisiones tanto antes como después. Además, se requiere un preoperatorio que permita realizar el proceso con las máximas condiciones de seguridad.

     

    ¿Es doloroso?

    No, esta intervención no se considera dolorosa. Se emplea anestesia tópica (en forma de gotas), sin ser necesaria la sedación del paciente.

     

    ¿Tienes más dudas?

    Pídenos información sin compromiso.







      Al enviar tu mensaje recibiremos un correo electrónico con la información introducida. Únicamente la usaremos para ponernos en contacto contigo con el fin indicado. Tus datos no serán incluidos en ninguna base de datos sin tu consentimiento. Para saber más pincha aquí.

      Escribe tu comentario

      Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

      Testimonios

      conoce la opinión de nuestros pacientes.

      Recibe nuestro newsletter

      Descubre lo último de Quijada | Medicina Ocular

        últimos artículos