Blog

Coloboma, ¿de qué se trata y por qué se produce?

10 de julio de 2014    Deberías ver

El coloboma, palabra proveniente del griego que significa ‘limitado’ o ‘restringido’, se trata de un desperfecto que se presenta como un pequeño agujero o una pequeña hendidura en el iris que puede ir desde la pupila hasta el borde del iris. Es un defecto habitualmente congénito, presente desde el nacimiento, causado por un defecto de cierre de la copa óptica en la etapa embrionaria. También hay colobomas no congénitos que son secundarios a traumatismos o cirugías.

Coloboma, ¿de qué se trata y por qué se produce?

El coloboma puede ser hereditario o no y puede llegar a afectar a varias partes del ojo como a la retina y a la coroides (coloboma corioretiniano) o al nervio óptico (coloboma de papila).

Existen varios tipos de coloboma según la situación y tamaño de éste en la pupila y en el iris. Como por ejemplo, el coloboma completo que afecta al epitelio pigmentario y al estroma del iris. La pupila suele tener una forma de cerradura o de gota invertida.
También existe el coloboma parcial, que afecta solo al margen de la pupila haciendo que ésta tenga una forma oval.

Dependiendo del tamaño y de la localización, el coloboma afecta a la visión de distintas maneras:

  • puede provocar visión borrosa
  • fotofobia, ya que la pupila es de un tamaño mayor al habitual y entra más luz;
  • puede producir pérdida de campo visual y
  • desarrollar estrabismo.

El coloboma no puede curarse ya que para ello, se debería implantar el tejido que falta. Aun así, existen medidas para tratar algunas causas que se derivan del coloboma. Por ejemplo, realizar controles periódicos para diagnosticar posibles complicaciones visuales y poder tratarlas.

Además, para evitar el daño en la retina producido por el exceso de luz que entra debido al tamaño de la pupila, pueden usarse gafas de lentes oscuras o lentes de contacto coloreadas.

De todos modos si se detecta alguno de estos síntomas, es necesario acudir al oftalmólogo para que realice un buen diagnóstico y un tratamiento apropiado.

2 comentarios

    1. ¡Hola Ruth!
      Gracias por tu interés.

      El coloboma congénito no se puede prevenir, pues es algo con lo que la persona nace.

      Sin embargo, el coloboma secundario, que se puede producir por traumatismos o cirugías, se puede prevenir hasta cierto punto, evitando golpes en la cabeza, especialmente en la zona próxima al ojo y poniéndose en manos de oftalmólogos expertos ante eventuales cirugías.

      Aunque no puede corregirse. Si se padece, es fundamental realizar un seguimiento que evite otras dolencias derivadas de éste.

      Un saludo

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Testimonios

conoce la opinión de nuestros pacientes.

Recibe nuestro newsletter

Descubre lo último de Quijada | Medicina Ocular

    últimos artículos

    Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Aceptar y continuar | Más información