Blog

¿Cómo me pongo las gotas de los ojos?

20 de noviembre de 2014    Deberías ver

Si has acudido al oftalmólogo y te ha recetado unas gotas para los ojos, seguramente te preguntes cuál es el mejor modo de aplicarlas. A continuación te damos unos sencillos consejos de cómo hacerlo y los pasos a seguir.

En primer lugar, tiene que ser el especialista quien recete las gotas ya que hay distintos tipos de colirios dependiendo del problema oftalmológico o, incluso, pueden surgir efectos adversos debido a alergias o a incompatibilidades con otros medicamentos que se esté tomando el paciente.

Por tanto, seguir las indicaciones del médico es esencial. Siendo así, se debe aplicar el número de gotas exacto que el oftalmólogo prescriba.

Las gotas de los ojos suelen ser una solución estéril o un medicamento combinado en un líquido específico. Están preparadas para ser aplicadas directamente en el ojo con el objetivo de producir un efecto local. Si se trata de gotas que contienen medicamento, es conveniente que se agite el frasco antes de pasar a su aplicación. Y en el caso de que se esté utilizando otro medicamento en gotas, es recomendable esperar cinco minutos entre aplicación y aplicación.

Antes de manipular o realizar cualquier acción que esté relacionada con los ojos es fundamental lavarse bien las manos. También es muy importante la higiene del propio frasco: es recomendable comprobar que esté libre de cualquier tipo de suciedad. Aun así hay que procurar que el tubo del frasco no llegue a tocar el ojo ni ninguna de sus partes.

Los pasos a seguir son sencillos:

1. Primero, destapa el frasco retirando cualquier elemento que podría caer en el ojo en el momento de la aplicación del colirio.
2. Inclina la cabeza hacia atrás.
3. Con el dedo índice debe tirarse suavemente del párpado inferior hacia abajo mientras se dirige la mirada hacia arriba.
4. Con cuidado, se aplican las gotas sobre el interior del párpado inferior.
5. Una vez la gota dentro, se cierran los ojos de 30 a 60 segundos con el fin de que el líquido se extienda. También se puede apretar suavemente unos segundos el lagrimal para que de tiempo a que se absorba la medicación.
6. Finalmente, con un pañuelo limpio o gasa estéril puede secarse el líquido sobrante.

Además de seguir estos pasos, es necesario saber que no se debe compartir las gotas de los ojos con otras personas, que no hay que emplear gotas que estén caducadas, ni llevar lentillas mientras se aplique el tratamiento, a no ser que el oftalmólogo indique lo contrario.

Ante cualquier duda, ponte en contacto con nosotros:

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Testimonios

conoce la opinión de nuestros pacientes.

Recibe nuestro newsletter

Descubre lo último de Quijada | Medicina Ocular

    últimos artículos

    Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Aceptar y continuar | Más información