Blog

Exoftalmia, también conocida como ‘ojos saltones’

05 de agosto de 2014    Consejos

La exoftalmia, del griego exophthalmia [ek(s) ἐκ(ς) gr. ‘de dentro hacia fuera’ + ophthalm(o)- ὀφθαλμός gr. ‘ojo’ + -íā gr. ‘cualidad’], es el desplazamiento de uno o de ambos ojos hacia fuera, mostrando más de lo habitual la parte blanca de los ojos (la esclerótica). Por esta razón, es frecuente que también se conozca la exoftalmia como ‘ojos saltones’.

Exoftalmia

Se trata de una afección, de carácter autoinmune, que puede ser originada por múltiples enfermedades como:

  • el hipertiroidismo
  • el glaucoma
  • el hemangioma
  • la histiocitosis
  • las fracturas de las órbitas
  • las hemorragias
  • los tumores
  • los procesos inflamatorios entre otros.

La exoftalmia también es uno de los síntomas de la enfermedad de Graves-Basedow, una tiroiditis autoinmune.

La causa de los ojos protruyentes suele ser la inflamación de los músculos extraoculares, así como el tejido graso retroocular (la grasa del tejido que se encuentra detrás del globo ocular), por lo que éstos aumentan de volumen. Como las cavidades orbitarias no se expanden y no pueden contenerlos, éstas desplaza los ojos hacia delante. Puede resultar realmente grave ya que, como la cavidad ósea no se expande, el aumento de volumen de los tejidos puede llegar a comprimir el nervio óptico causando, en casos más extremos, ceguera.

Algunas personas con exoftalmia pueden padecer síntomas como hinchazón en los párpados, sensación de tener arenilla en el ojo, lagrimeo, enrojecimiento, molestias al mirar a la luz, dolores intensos, perdida de visión e incluso visión doble.

Existen dos tipos de exoftalmia: la exoftalmia unilateral y la exoftalmia bilateral.

Exoftalmia

Es importante acudir al oftalmólogo si:

  • se percibe sequedad ocular
  • molestias en los ojos
  • o  cambios en la apariencia física de éstos.

Según cada persona y según el diagnóstico, existen diferentes tratamientos como el empleo de corticoides o inmunodepresores, así como el tratamiento quirúrgico en los casos muy graves donde la capacidad visual esté realmente en peligro.

También hay medidas de protección con el objetivo de combatir los síntomas como dormir con la cabeza elevada para evitar más acumulación de líquido, aplicar lágrimas artificiales y usar gafas de sol homologadas.

 

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Testimonios

conoce la opinión de nuestros pacientes.

Recibe nuestro newsletter

Descubre lo último de Quijada | Medicina Ocular

    últimos artículos

    Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Aceptar y continuar | Más información