Blog

¿Qué relación tiene el fracaso escolar con la visión?

04 de septiembre de 2018    Deberías ver

Más del 80% de la información que reciben los niños durante su proceso de aprendizaje es visual. Entre las destrezas perceptuales necesarias, son muy importantes las habilidades visuales como la agudeza visual, la visión binocular, la acomodación, la triangulación ocular, la flexibilidad acomodativa, la visión periférica, la percepción visual y la integración visual motora. Por tanto el rendimiento académico del niño está estrechamente vinculado con la visión. Un adecuado control y tratamiento pueden ayudar a prevenir el fracaso escolar.

Existen diversas razones por las que un niño puede tener un bajo rendimiento escolar. No hay que confundir, aunque los signos sean similares, un trastorno visual con una discapacidad cognitiva del aprendizaje. La discapacidad del aprendizaje impide que el niño pueda comprender y emplear el lenguaje correctamente por lo que disminuye su capacidad para pensar o comunicarse.

Fracaso escolar

En el trastorno visual el problema deriva de un mal funcionamiento del sistema visual que le impide percibir de forma adecuada los estímulos visuales que le rodean. Por ejemplo, cuando el estudiante no puede leer correctamente (ya sea el texto del libro o el de la pizarra), se fatiga y se desconcentra. Esto puede llegar a afectar a su proceso de aprendizaje que afectaría finalmente a su rendimiento escolar. Debido a esto es muy importante que, tanto padres como profesores, detecten ciertos signos que muestran que el niño está teniendo problemas en la visión.

Síntomas:

Estos síntomas o signos se manifiestan en el niño de diversas maneras.

  • Evita la lectura.
  • Se distrae al leer.
  • No comprende bien lo que está leyendo.
  • Repite la una misma línea al o se salta otras.
  • Omite palabras o frases durante la lectura.
  • Entrecierra los ojos al leer.
  • Su escritura es mala.
  • Tiene dolor de cabeza tras realizar los deberes, ojos enrojecidos, lagrimeo se frota mucho los ojos.
  • Invierte las letras o los números.
  • Al leer o escribir acerca mucho la cabeza al papel o necesita aproximarse mucho a la pizarra.
  • Adopta posturas incómodas al tratar de leer a diferentes distancias.
  • Baja su rendimiento escolar.

En el caso de detectarlos es conveniente acudir al oftalmólogo para que pueda determinar y detectar las patologías más frecuentes como la miopía, la hipermetropía, el astigmatismo, el estrabismo y el ojo vago, y de este modo, pueda aplicar el mejor tratamiento según sea el caso. Además, es recomendable acudir al oftalmólogo durante la etapa del regreso al colegio para realizar una revisión y evitar los problemas visuales que puedan llevar al niño a un bajo rendimiento y al fracaso escolar.

Puedes conocer más acerca de la salud ocular infantil en este artículo.

 

 

 

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Testimonios

conoce la opinión de nuestros pacientes.

Recibe nuestro newsletter

Descubre lo último de Quijada | Medicina Ocular

últimos artículos