Blog

Gafas de sol no homologadas, ¿por qué son perjudiciales para nuestros ojos?

02 de mayo de 2014    Deberías ver

Las gafas de sol de mala calidad óptica pueden dañar los ojos de quien las lleva. El hecho de que sus cristales sean oscuros no significa que protejan de la luz ultravioleta. Y, teniendo en cuenta que los ojos son veinte veces más sensibles que la piel, es necesario utilizar unas gafas de sol que estén homologadas. De este modo podemos estar seguros de que estamos cuidando nuestra salud ocular.

Los rayos del sol están compuestos por luz visible, rayos UV (entre los que se distinguen los rayos UV-A, UV-B y UV-C) y luz infrarroja. Una exposición prolongada sin la protección adecuada puede resultar realmente dañina para nuestros ojos.

 

La luz visible (la luz que nos permite ver los objetos con una longitud de onda de 400 a 700 nanómetros) cuando la luminosidad es muy fuerte, puede dañar nuestros ojos afectando a la retina y pudiendo provocar problemas de visión nocturna. Los rayos UV-A, aunque sean invisibles a nuestros ojos (de 316 a 380 nanómetros) pueden causar cataratas, degeneración macular, conjuntivitis y queratitis, entre otras enfermedades oculares. Los rayos UV-B con una longitud de onda de 291 a 315 nanómetros, pueden originar alteraciones en los ojos como fotoqueratitis, cataratas y eritema.

Nuestros ojos tienen un mecanismo de defensa natural ante la luz que consiste en contraer la pupila para obstaculizar el paso de la luz. El peligro de las gafas de sol no homologadas es que, al tener lentes oscuras, reducen la cantidad de luz y generan la dilatación de la pupila. Con la pupila dilatada es más fácil que los rayos UV, que no son absorbidos por el cristal, pasen a través incidiendo con mayor agresividad en el ojo.gafas de solLas gafas de sol homologadas son garantía de que tus ojos estarán prevenidos de los efectos dañinos de los rayos del sol. Además, existe una serie de filtros que se adaptan según la actividad que vayas a realizar. Estos filtros tienen la finalidad de absorber y desviar las radiaciones UV en diferentes grados. Por ejemplo, para una luminosidad extrema como en esquí o en alta montaña, las lentes deben ser muy oscuras, como las lentes polarizadas.

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Testimonios

conoce la opinión de nuestros pacientes.

Recibe nuestro newsletter

Descubre lo último de Quijada | Medicina Ocular

    últimos artículos

    Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Aceptar y continuar | Más información