Blog

Problemas oculares derivados de un mal uso de lentillas

17 de julio de 2014    Consejos   Deberías ver

En ocasiones, las lentillas pueden ser un buen sustituto de las gafas. Muchas personas deciden llevarlas por estética, por comodidad o por necesidad, sobre todo si se practica algún deporte o alguna actividad profesional que exija prescindir de las gafas. 

Hoy en día, gracias a el empleo de distintos materiales para su realización, existe una gran variedad de tipos de lentes de contacto según las necesidades de cada persona; según sus características oculares así como su estilo de vida: lentes de silicona, lentes de contacto para graduaciones altas, lentes de contacto blandas, de uso diario, lentes de uso prolongado, lentes desechables, decorativas o cosméticas, lentes bifocales o multifocales (corrigen la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo en combinación con la presbicia), etc.

Colocación de lentillaAdemás de todas las ventajas ópticas que ofrecen las lentes de contacto, su empleo también conlleva la responsabilidad de mantener una estricta higiene y un buen uso para evitar problemas oculares. De lo contrario se pueden originar problemas que van desde el síndrome del ojo seco hasta graves infecciones.

Las complicaciones más comunes son:

  • molestia
  • sequedad ocular (debido a una mala hidratación y lubricación del ojo)
  • la inflamación corneal (como el síndrome de la lente apretada o la úlcera periférica por lente de contacto)
  •  la infección de la córnea (como la queratitis bacteriana, la queratitis fúngica, la queratitis por amebas o la queratitis herpética).

Por ello, es importante:

  •  no dormir con las lentillas puestas
  • evitar el uso prolongado y no llevarlas más tiempo del recomendado por el especialista
  • no manipular las lentillas sin haberse lavado y secado bien las manos
  • no utilizar agua para enjuagarlas ni ningún otro líquido no recomendado
  • y no reutilizar la solución del estuche cada vez que se vayan a guardar. 
  • También es importante evitar el uso de lentes de contacto en contacto con aguas estancadas, evitando el baño en lagunas o piscinas mal acondicionadas.

Síntomas

Los síntomas más frecuentes derivados de un mal uso de lentillas suelen ser:

  • visión borrosa
  • dolor en el ojo
  • lagrimeo
  • sensación de tener un objeto extraño en el ojo
  • enrojecimiento del ojo
  • y mayor sensibilidad a la luz entre otros.

El ojo es un órgano delicado y si no se tiene un buen hábito en el uso de las lentes de contacto, el riesgo de infección aumenta. Ante cualquier síntoma, acude al oftalmólogo para que pueda recomendar el tratamiento más apropiado.

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Testimonios

conoce la opinión de nuestros pacientes.

Recibe nuestro newsletter

Descubre lo último de Quijada | Medicina Ocular

    últimos artículos