Blog

¿Qué son el pterigion y la pingüécula?

24 de abril de 2014    Deberías ver

[vc_column_text width=»1/1″ el_position=»first last»]

El pterigion y la pingüécula son crecimientos carnosos en la superficie ocular. Se trata de un proceso anormal pero benigno que puede producir irritación y alteraciones en la visión.

Pterigion sobre la córnea

Existen diferencias entre estas dos anomalías. El pterigion se presenta como una tela en la conjuntiva (membrana mucosa trasparente) que cubre la esclerótica (zona del ojo llamada comúnmente ‘el blanco del ojo’) y la pingüécula lo hace en forma de bultito (de aspecto similar a una lenteja o a un grano de arroz) sobre la conjuntiva.

El pterigion

Es un crecimiento triangular sobre la conjuntiva. Se forma una delgada película que puede extenderse hacia la córnea. En algunos casos esta fina membrana crece tanto que puede llegar a interferir en la visión. No se sabe a ciencia cierta qué lo produce, pero suele aparecer en aquellas personas que pasan mucho tiempo al aire libre, en climas secos, ventosos y soleados. Hay factores ambientales que parecen influir en la aparición del pterigion: contaminación ambiental, polvo, largas exposiciones a la luz solar y la irritación ocular crónica. El factor genético también puede provocar su generación.

Pingüécula

La pingüécula,

Además de diferir del pterigion en aspecto y forma, ya que se trata de una protuberancia o mancha amarillenta, difiere en crecimiento; normalmente aparece situada también sobre la conjuntiva, en un área cercana a la nariz, pero no crece hacia la córnea y por lo tanto no afecta a la visión.

La pingüécula se origina por la acumulación de proteína, grasa o calcio. Los factores ambientales también pueden favorecer su creación pudiendo hasta provocar una pingüeculitis debido a su inflamación. Es habitual que las personas que padecen esta anomalía tengan alrededor de 40 años, aunque es posible que se origine en personas de entre 20 y 30 años.

Los síntomas ante estas dos anomalías oculares pueden ser:

  • sensación de tener arenilla o un cuerpo extraño en el ojo afectado
  • ardor
  • picazón
  • sequedad
  • visión borrosa
  • enrojecimiento (normalmente en el proceso de crecimiento del pterigion).

En la pingüécula, en la mayoría de casos, no es necesario aplicar ningún tratamiento. Solo en aquellos pacientes que noten irritación, el oftalmólogo puede recetar algunos colirios antiinflamatorios.

En el caso del pterigion, en aquellas personas en las que ha crecido lo suficiente como para alterar o amenazar su visión, debe extraerse quirúrgicamente. Es posible que una vez extraído, reaparezca. Por tanto el oftalmólogo recomendará tomar ciertas medidas como llevar una protección adecuada contra el polvo y contra la luz ultravioleta, además de aplicar lágrimas artificiales.

Si tienes alguna duda puedes ponerte en contacto con nosotros:

A través del teléfono 96 321 81 41 o escribirnos mediante nuestro formulario de contacto. Te responderemos lo más pronto posible.

[/vc_column_text] [rb_blank_divider width=»1/1″ el_position=»first last»]

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Testimonios

conoce la opinión de nuestros pacientes.

Recibe nuestro newsletter

Descubre lo último de Quijada | Medicina Ocular

    últimos artículos

    Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Aceptar y continuar | Más información