Blog

Riesgos y ventajas de LASIK

02 de diciembre de 2014    Deberías ver

LASIK es la tecnología empleada en los métodos convencionales para corregir los defectos refractivos de la visión como la miopía, la hipermetropía, el astigmatismo y la presbicia. En este artículo te contamos los riesgos y las ventajas de LASIK.

 

Como ya vimos en anteriores artículos, la tecnología LASIK (Queratomileusis In Situ Asistida por Láser Excímer), consigue modelar la superficie anterior a la córnea llamada estroma, mediante un tallado por Láser Excímer (un tipo de láser ultravioleta empleado en cirugía ocular).

En qué consiste:

Con esta tecnología se puede modificar el poder refractivo de la córnea al transformar la curvatura del estroma permitiendo que se enfoquen correctamente los rayos de luz en la retina. Esto facilita que el paciente logre ver correctamente sin necesidad de gafas o lentes de contacto.

Se trata de una cirugía de corta duración (5’ por ojo) y totalmente indolora ya que se utiliza anestesia tópica en forma de gotas. El tiempo de recuperación es rápido, de 2 a 3 días.

La meta de cualquier intervención es alcanzar un resultado óptimo que permita hacer vida normal sin gafas o lentillas; todos los esfuerzos técnicos y médicos van dirigidos a ello. No obstante, existe una serie de posibles complicaciones que deberías conocer si decides emplear la tecnología LASIK para corregir tus visión. El paciente más satisfecho es aquel que tiene una información adecuada.

Complicaciones:

Tras la intervención, pueden darse ciertas complicaciones frecuentes y sin riesgo para la visión, algunas complicaciones menos frecuentes y complicaciones excepcionales.

De las complicaciones frecuentes

Es importante saber que existe la posibilidad de que el paciente note una sensación de tener un cuerpo extraño en los ojos, algunas molestias postoperatorias, pequeñas hemorragias conjuntivales o de los párpados, visión de halos o destellos alrededor de focos luminosos que se manifiestan generalmente por la noche y suelen desaparecer al cabo de cierto tiempo (meses), hipersensibilidad a la luz y visión de halos entorno a las luces (que suele desaparecer también pasados unos meses), dificultad para leer sin gafas (suele producirse en personas mayores de 40 años).

Entre las complicaciones poco frecuentes

Que no suelen afectar al resultado definitivo, están las erosiones de la capa más superficial de la córnea (suelen curarse espontáneamente o mediante tratamiento), pequeños desplazamientos del colgajo corneal, edema corneal, infección corneal leve o moderada y desequilibrio óptico entre ambos ojos y/o necesidad de seguir utilizando gafas pese al tratamiento.

Las complicaciones serias pero poco frecuentes

Que raramente afectan al resultado visual definitivo son las reacciones adversas imprevisibles a los tratamientos con colirios y gotas antes, durante y después de la operación.

Y las complicaciones que se consideran excepcionales

son las infecciones severas, las alteraciones en la superficie corneal y el adelgazamiento progresivo de la córnea con posible abombamiento. Hay que tener en cuenta que se tratan de casos excepcionales que requieren una o varias reoperaciones con láser.

En el mundo se realizan diariamente miles de intervenciones de este tipo y la mayoría de ellas cursan sin complicaciones.

La complicaciones dependen de:

La persona intervenida, del tipo de defecto visual que tenga y de su respuesta individual de cicatrización y resistencia corneal.

Es importante que consultes con el oftalmólogo ya que la lista de complicaciones aquí mencionadas no es exhaustiva.

No dudes en ponerte en contacto con nosotros si te surge alguna pregunta. Puedes llamarnos al teléfono 96 321 81 41 o preguntarnos a través de este formulario de contacto.

Testimonios

conoce la opinión de nuestros pacientes.

Recibe nuestro newsletter

Descubre lo último de Quijada | Medicina Ocular

últimos artículos